BARTOLOMÉ DE ALLER GARCÍA Y EL PÓSITO SARIEGOS

El nombre de Bartolomé de Aller es necesario incorporarlo al inventario de hombres ilustres de Sariegos porque ha sido uno de los personajes que más ha influido, y para bien, en la historia del pueblo.

Realmente, y por desgracia, sabemos muy poco de su vida personal, las referencias que de él tenemos son a través de su obra, que no es otra que la creación del Pósito en el año de 1703. Sabemos que fue bautizado el día 21 de febrero de 1651 por el párroco Facundo Antonio Flórez y que sus padres se llamaban Bartolomé Aller y María García.

Bartolomé de Aller era Abogado de los Reales Consejos, además de párroco de la localidad de Velilla de la Reina. La profesión de abogado fue, sin duda, lo que le permitió plantear y llevar a cabo la creación del citado Pósito, es decir, lo que tradicionalmente en Sariegos se llamó La Panera.

Esta Panera constituyó una garantía de estabilidad económica para todos los habitantes durante más de un siglo.

Sabemos también que amó de forma especial al pueblo de Sariegos, pueblo al que sin duda se sintió siempre muy vinculado, como lo muestran unas palabras suyas redactadas en la escritura de la constitución del Pósito en las que se muestra deudor con el pueblo de Sariegos donde dice que “no naciendo el hombre sólo para sí, sino también para la república, y en especial para aquella donde nació”. Hermosas palabras que suscribimos en su totalidad casi trescientos años más tarde de haber sido escritas.

Lugar donde se encontraba el pósito de Sariegos y posteriormente ocupó el antiguo Ayuntamiento.

Según el Diccionario de Autoridades del año 1737 la definición de pósito es: ”casa en que se guarda la cantidad de trigo que en las ciudades, villas y lugares se tienen de repuesto y prevención para usar en tiempo de necesidad y carestía”. El padre Escalona de Arriete en 1796, añadía la definición que su “actividad es el socorro de los labradores “(ESCALONA

DE ARRIETA).- (Práctica del Consejo Real… Tomo I, Madrid 1796, p. 206)

El origen del pósito se encuentra en el derecho romano, como donativo de los emperadores para solucionar las calamidades de los ciudadanos. En España tuvo sus inicios con los Reyes Católicos y su máximo desarrollo en los siglos XVIII y XIX.

DOCUMENTACIÓN:

ÁLVAREZ ÁLVAREZ, ALFREDO (1994): El pueblo de Sariegos, pasado y presente. León Texto completo.

Juegos en la plaza

Con motivo de la celebración del día 15 de octubre, Día Internacional de la Mujer Rural, el Ayuntamiento de Sariegos, en colaboración con las Aulas de Educación de Personas Adultas del municipio, el Centro de Acción Social y la Asociación de Mujeres “Santa Eulalia” de Azadinos, presentan, en una revista, una serie de juegos tradicionales de las que fueron niñas en el municipio de Sariegos entre los años 40 y 70. La mayoría de estos juegos tradicionales eran clásicos de los patios y recreos de los colegios, pero también se jugaban en la calle donde era más frecuente que los niños y las niñas que se conocían del barrio jugasen juntos. El juego tradicional es una práctica lúdica cuyas reglas se han aprendido mediante la transmisión oral, sin intervención de los mayores en la transmisión.

El juego tradicional guarda una estrecha relación con el género por ser un medio de socialización. A través de los juegos se da un proceso educativo donde se practican una serie de comportamientos socialmente aceptados como femeninos o masculinos, interiorizándose desde la infancia y haciendo que los sujetos construyan su propia identidad.

A través de estos juegos que nos han contado mujeres de edades comprendidas entre los 60 y los 90 años, observamos que tanto la diferenciación de roles como la intervención de niñas y niños juntos en algunos de los juegos, fue cambiando notablemente de generación en generación; si bien, parece que la aproximación ha sido más de las niñas a los juegos masculinos (pelota, pillar, etc.) que la de los niños a los juegos de niñas (comba, corros, juegos rítmicos, etc.).

En relación con los pensamientos y comportamientos que surgen en los juegos tradicionales, algunos investigadores sociales afirman que las chicas se sienten más cómodas con juegos tradicionales de carácter rítmico y cooperativo, mientras que los varones se suelen decantar por juegos competitivos.

Esta interiorización de roles, en estudios realizados con escolares y adultos, está presente durante todo el proceso de enseñanza de juegos tradicionales a lo largo de la infancia.

Las tabas

Es un juego muy tradicional en toda la provincia de León. Las tabas son huesos de las rodillas de los animales, generalmente se usaban las de cordero. Habitualmente, se jugaba con un total de doce tabas y una bola o piedrecita, llamada pitón, más adelante se jugaba con una canica.

Cada taba tiene cuatro posturas o posiciones, y al jugar se deben de ir cambiando de una posición a otra en un orden dado. Se tiran todas las tabas al suelo, dejándolas como caigan; se tira la bola al aire y antes de que llegue al suelo, la jugadora debe cambiar todas las tabas que pueda hacia una posición determinada, y se queda con aquellas que ha conseguido en dicha posición.

La primera fase se llama huito, en ella las tabas deben colocarse con la parte cóncava hacia arriba. La segunda fase se llama correa. Después se pasa a la fase culito, o zapato, es decir, cóncava lateral. La última fase se llama chicha y se colocan las tabas en convexo lateral. Al terminar se plantaba la cesta con todas las tabas y se cantaba:

Planto la cesta llena de lirios para la Virgen de los Colirios

Planto la cesta llena de flores para la Virgen de los Dolores

En ocasiones, las tabas se pintaban de colores envolviéndolas en un papel de seda húmedo hasta que éste transfería su color a la taba.

Antón pirulero

Todas las niñas se sientan en corro y cada una escoge tocar un instrumento haciéndolo con mímica mientras cantan la canción de Antón Pirulero. Una de ellas hace de Antón y hace un gesto diferente. La niña que hace de Antón puede cambiar de mímica imitando uno de los instrumentos del corro y en ese momento la jugadora que lo hacía debe intercambiarse y hacer el gesto de Antón. La niña que hace de Antón va cambiando sucesivamente cuando quiere representando los diferentes instrumentos. Quien se equivoca debe abandonar el juego.

Antón, Antón, Antón Pirulero,

cada cual, cada cual, que atienda su juego

y el que no lo atienda

pagará una prenda

de mucho dinero.

El banderín o pañuelo

Las niñas preparan dos equipos y se colocan a una distancia uno de otro determinada por el grupo. Entre ellas, se designa a una niña que sostendrá un pañuelo en alto, en medio de los dos equipos que se sitúan en los extremos. Cada equipo numera a sus jugadoras. La niña que sostiene el pañuelo hará de árbitro y dirá un número; en ese momento, las participantes de los dos equipos con ese número salen corriendo para coger el banderín. La primera que lo coge vuelve corriendo a su posición y la niña del otro equipo corre tras ella para intentar alcanzarla; si no lo consigue queda eliminada, si la alcanza se elimina a la contrincante, ganando el equipo que queda con más jugadoras.

Comecocos

Este es el nombre que se da a un juego tradicional que se hacía con un cuadrado de papel. Se realiza un juguete de papel en papiroflexia, quedan formados cuatro huecos que se pintan en un color diferente; lo manejamos con las dos manos.  En el interior quedaban cuatro solapas bajo las que se escribían atributos o acciones. Cada solapa se pintaba de un color. Una niña movía el papel y otra decía un número que era las veces que se abría y cerraba el juego. Luego preguntaba por un color y al levantar la pestaña hay un mensaje, juego o acción para realizar.

Los cromos de palmar

Los cromos eran pequeñas estampas coloreadas que se compraban en los quioscos. Solían venir varios en un lámina recortados y unidos en algunas esquinas por unas pestañas que se cortaban para separarlos.

Hay que colocarlos boca abajo y palmearlos para conseguir darles la vuelta, y la que las levante se queda con ellos.

El escondite inglés

Juegan varias niñas, una “pone” y se coloca mirando a una pared. El resto de las niñas se ponen a una distancia y mientras ella canta, se acercan sigilosamente:

Al terminar, se da la vuelta y todas están quietas, si alguna se moviese lo más mínimo, debe alejarse ocupando la última posición. Se repetirá varias veces hasta que todas llegan a la pared, cuando llegue la última, ésta ocupará el puesto en la pared.

Jugando al escondite en el bosque anocheció.

Jugar a las estatuas o congelados

Las niñas se mueven por el espacio ocupándolo todo, mientras que una de las niñas se sitúa de espaldas al resto, normalmente, contra una pared. Cuando la persona que está de espaldas decide darse la vuelta, los demás participantes deberán quedarse inmóviles como estatuas y no reaccionar ante cualquier estímulo para no perder. Si se ríen o se mueven, serán eliminadas y así hasta que quede sólo una persona que será quien gana el juego.

Jugar al hilo o cuna. 

Se necesita un hilo o cuerda delgada como de un metro de larga que se ataba sobre sí misma formando un círculo.

Juegan dos niñas

Una niña sostiene la cuerda entre las dos manos, enfrentándolas, y con los dedos va formando una figura; la cuna solía ser la primera. La otra niña mueve los hilos para formar otra figura sin que se le enreden o se suelte, y así sucesivamente.

La Goma.

Dos niñas se ponen frente a frente y se introducen en la goma que está atada formando un círculo. La colocan a la altura de los tobillos.  Una dificultad consiste en ir subiendo la goma para que las demás salten por turnos y si se falla se ocupa el lugar de la que sujeta. Se puede acabar colocando la goma con las manos sobre la cabeza.

Hay muchas variantes: pisar la goma con un pie, con los dos, saltar, darse la vuelta con la goma entre las piernas y salir sin dificultad, etc.

Algunas figuras tienen nombre como “el pez”.

Manro

Manro era inicialmente un juego de niños, aunque ellas fueron incorporándolo y cuando, como vecinos, coincidían en un barrio, jugaban todos juntos.

Dos equipos se colocan uno enfrente del otro, separados por una línea imaginaria. El objetivo del juego es apresar a los miembros del otro equipo. Cuando una niña agarra a otra del equipo contrario, la lleva a su zona. Un niño o niña prisionera puede ser salvada por otro de su equipo si llega a agarrarla sin ser pillada. Cuando no quede ninguno el juego habrá acabado.

Mariquitas.

En ocasiones las niñas podían comprar unas muñecas recortables de papel llamadas “mariquitas”, en la misma hoja había dibujados varios vestidos con unas pestañas que, una vez recortados, servían para poder colocar a la muñeca unos u otros. Las niñas podían jugar solas, en sus casas, en días de lluvia, por ejemplo, o en grupos inventando historias.

Pica.

Se echa a suertes para saber que niña “lleva la pica”, las demás echan a correr y quien la lleva debe de alcanzar a una y tocarla; ésta será quien lleva la nueva pica y deberá echar a correr tras el resto. Es normal que se seleccione un espacio como “casa” y cuando una niña es perseguida, si puede llegar a ese espacio dirá “casa” y no se le puede dar la pica

Juegos del castro (o semana) y del avión.

Hay varias formas de hacer dibujos en el suelo que se solían hacer con las tizas del colegio o trozos de escayola de obras que se encontrasen. El juego del castro, también llamado semana o lunes, constaba de seis rectángulos y un círculo en la parte superior. En todos ellos la habilidad consistía en hacer recorrer una piedra muy plana o una teja que le añadía dificultad, saltando a la pata coja y dándola con el pie, haciendo que llegase al primer cuadro o los siguientes, sin pisar ninguna raya y siempre al espacio consecutivo. En el juego de la semana se podía descansar con los dos pies en el jueves y se daba la vuelta dando un salto para iniciar el recorrido de regreso.

El juego del avión era similar, descansando cuando había dos casillas, poniendo un pie en cada una de ellas saltando. Cuando se hacía el recorrido de todas las casillas, se podía volver a empezar tirando la piedra a la segunda casilla directamente, y así sucesivamente, subiendo la dificultad, tirando cada vez más lejos.

Canciones “para dar” o para elegir niña.

En muchos juegos, una niña hace un papel de coordinadora o “madre” y se encargará de seleccionar a otras, de indicar por dónde se empieza o dirigir el juego de alguna manera; para seleccionar a quien represente este papel, las niñas decían: “vamos a dar” y se colocaban en círculo mientras una de ellas las iba tocando al ritmo de alguna canción, donde acabase, sería la elegida para ese papel. Algunas canciones son:

Una dole

En otros juegos la selección era a la inversa, iban salvándose niñas y era la última que quedaba la que le tocaría poner:

CANCIONES DE CORRO Y VARIANTES

Al levantar una lancha

¿Dónde están las llaves?

Las niñas juegan en corro y una de ellas está en el centro, en el momento en que se nombra a otra esta saldrá al centro del corro y la primera ocupará su lugar en la rueda.

El calderón o pañuelo


Todas las niñas hacen un círculo. Una de ellas (echado a suertes) toma un pañuelo y da vueltas con él alrededor del círculo; en un momento dado, deja caer el pañuelo a la espalda de alguien, que debe de darse cuenta, recogerlo y correr por el exterior del corro tras la niña que lo dejó para tocarla, antes de dar una vuelta completa, si no lo consigue, la primera llegará al sito de la segunda ocupando su espacio y la segunda tomará el papel de la primera; si consigue tocarla, la primera niña volverá a dar una vuelta al círculo con el pañuelo.

El patio de mi casa

Y se continuaba con la siguiente canción haciendo el corro a la pata coja:

Desde pequeñita

Estando la pájara pinta

Estando la pájara pinta

sentada en el verde limón,

con el pico picaba la hoja,

con la hoja recogía la flor.

Se arrodilla la dama, al pie de su amante,

Se levanta la dama ligera y constante.

Que dame esta mano,

Que dame esta otra,

Que dame un besito en mitad de tu boca.

Daremos la media vuelta,

Daremos la vuelta entera

Daremos un paso atrás

para hacer la reverencia.

¡Ay, pero no, pero no, que me da mucha vergüenza!

¡Ay, pero sí, pero sí, que te quiero mucho a ti!,

Ratón que te pilla el gato

Varias niñas s cogen de la mano haciendo un círculo, mirándose las caras. Previamente, se habrá elegido entre ellas a un gato (perseguidor) y un ratón (perseguido). Las niñas cantan:

Ratón que te pilla el gato,

ratón que te va a pillar,

si no te pilla esta noche,

mañana te pillará.

Mientras suena la canción, el ratón empieza a correr entre los huecos que forman las niñas del corro. El gato tiene que perseguir al ratón, pero no será fácil ya que las que forman el corro intentarán impedirlo bajando los brazos. ¡Su misión es ayudar a que el ratón consiga zafarse de las garras del gato!

Las niñas que hacen el corro no pueden soltarse de las manos. Si el gato consigue tocar al ratón, significa que lo ha cazado. Éste, en el siguiente turno, pasa a ser gato y elige al nuevo ratoncito.

La zapatilla por detrás

Las niñas hacen un corro, y cierran los ojos y comienzan a cantar la famosa tonadilla, mientras una niña es escogida como “diablo” y queda fuera del círculo con una zapatilla:

A la zapatilla por detrás,

Tris, tras.

Ni la ves, ni la verás,

Tris, tras.

Mirar para arriba

que caen judías.

Mirar para abajo

que caen garbanzos.

¡A callar, a callar,

que el diablo va a pasar!

Mientras suena la canción, el ‘diablo’ rodea el círculo y deja una zapatilla en la espalda de una de las jugadoras. En cuanto termina el canturreo, las niñas abren los ojos para comprobar si tienen la zapatilla detrás.

La afortunada tendrá que levantarse y perseguir al diablo para atraparlo y darle con la zapatilla. Si ‘el diablo’ consigue escapar y sentarse en el hueco que ha dejado la niña en el corro, gana. De lo contrario, vence quien tiene la zapatilla. Quien se alce con la victoria será el nuevo diablillo.

Canciones de comba

La comba es un juego popular al que todavía se juega, promovido en general por algunas maestras. Solo requiere de una cuerda larga. La comba se puede jugar en tres modos generales:

Se puede jugar individualmente, cogiendo una soga con las dos manos y saltando sobre ella.

Se puede jugar en equipo con dos niñas que “dan”; éstas pueden ponerse voluntariamente, pues a veces alguna no quiere saltar, o se “da a ver quién pone”.Cada niña coge la cuerda por un extremo, y las demás van pasando.

Se puede dar sin hacer una vuelta entera con la cuerda, el juego que así se hace, se suele llamar “La barca”

La barca

Al pasar la barca

me dijo el barquero:

-Las niñas bonitas

no pagan dinero.

-Yo no soy bonita

ni lo quiero ser.

¡Arriba la barca!

uno dos y tres.

Otra versión:

Al cruzar la barca,

me dijo el barquero:

-Las niñas bonitas

no pagan dinero.

-Yo no soy bonita

ni lo quiero ser,

tenga mi dinero

y páseme usted.

Si la comba da la vuelta entera, haciendo un círculo sobre las niñas que saltan, éstas pueden entrar de una en una, dando un único salto sobre la soga y dejando que, entre la siguiente, lo que se suele hacer rápido para ver quien pierde turno; suele cantarse este ritmo, entrando cada una en cada frase y saliendo inmediatamente:

A la una,

a la otra,

la yegua,

la potra,

el potrín,

el potrón,

la que pierda

al rincón.

Una y dos, el niño Dios

Una y dos,

el niño Dios

ángeles al cielo,

María y consuelo

 del pecador.

Salió Pilatos,

haciendo garabatos

Con una vara verde

diciendo que pierde, que pierde

que pierde y que perdió.

A la S y y a la O,

a la soledad,

a las campanillas que tocando van.

Qué viva la sal, qué viva el salero,

qué vivan los ratones que gastan sombrero.

Una y dos, María Matachón

Una y dos, María Matachón,

Dale a la rueda con pan y canela.

-Coge los libros y vete a la escuela.

-Mamá, yo no voy, que me riñe la maestra.

-Tienes razón que no sabes la lección.

Al cocherito, leré

El cocherito leré es un juego de comba donde cada niña salta el tiempo que dura un verso y al salir entra la siguiente. Al decir “María” se da a la comba muy fuerte.

Al cocherito, leré

me dijo anoche, leré

que si quería, leré

montar en coche, leré.

Y yo le dije, leré

con gran salero, leré

no quiero coche, leré

que me mareo, leré.

El nombre de María

que cinco letras tiene

La M, la A, la R, la I, la A:

MARIA

Soy la reina de los mares

Una niña salta la canción entera tirando un pañuelo al suelo y recogiéndolo cuando la canción lo indica sin dejar de saltar:

Soy la reina de los mares y ustedes lo van a ver,

tiro el pañuelito al suelo y lo vuelvo a recoger.

Pañuelito, pañuelito. ¿quién te pudiera tener,

guardadito en el bolsillo, como un pliego de papel?

Una, dos y tres, ¡salte, niña, que vas a perder!

Pasacalles

Las niñas forman dos filas paralelas, mirando cada una a la que tiene enfrente, dejando un pasillo entre las dos filas. En cada extremo del corredor se coloca una niña. Cuando se empieza a cantar, acompañándose de palmadas rítmicas, las niñas de los extremos recorren el pasillo, andando rítmicamente, con las manos en la cintura, cada una en el sentido contrario de la compañera. Tan pronto como termina la canción, sacan al medio a otras jugadoras, una de cada fila, y se ponen en su lugar.

Estando el señor Don Gato

Estando el señor Don Gato, sentadito en su tejado

Marramamiau, miau, miau, sentadito en su tejado.

Le ha llegado la noticia si quería ser casado,

Marramamiau, miau, miau, miau, si quería ser casado,

con una gatita blanca sobrina de un gato pardo,

Marramamiau, miau, miau, miau, sobrina de un gato pardo,

De contento que se ha puesto, se ha caído del tejado,

Marramamiau, miau, miau, miau, se ha caído del tejado.

Se ha roto siete costillas, el espinazo y el rabo,

Marramamiau, miau, miau, miau, el espinazo y el rabo.

Ya lo llevan a enterrar por la calle del pescado.

Marramamiau, miau, miau, miau, por la calle del pescado.

Al olor de las sardinas, el gato ha resucitado,

Marramamiau, miau, miau, el gato ha resucitado.

Por eso dice la gente: siete vidas tiene un gato,

Marramamiau, miau, miau, miau, siete vidas tiene un gato.


Teresa la marquesa

“Teresa la marquesa, tipití, tipitesa, 

(se para y se salta dando media vuelta sin soltarse)

tenía una corona, tipití, tipitona, 

(se vuelve a parar y dar media vuelta)

con cuatro monaguillos, tipití, tipitillos,

y un cura sacristán, tipi, tipi, tipi, tan.

La chata Merengüela

La chata Merengüela

Güí, güí, güí

Como es tan fina

Trico, trico, tri

Como es tan fina

Lairón, lairón, lairón, lairón, lairón

Se pinta los colores

Güí, güí, güí

Con purpurina

Trico, trico, tri

Con purpurina

Y su madre le dice,

güi, güi, güi,

quítate eso,

trico, trico, tri,

quítate eso,

Lairón, lairón, lairón, lairón, lairón

Que va a venir tu novio,

güi, güi, güi,

a darte un beso,

trico, trico, tri,

a darte un beso,

Lairón, lairón, lairón, lairón, lairón

Mi novio ya ha venido,

güi, güi, güi,

ya me lo ha dado,

trico, trico, tri,

ya me lo ha dado,

Lairón, lairón, lairón, lairón, lairón

Y me ha puesto el carrillo,

güi, güi, güi,

muy colorado,

trico, trico, tri,

muy colorado,

Lairón, lairón, lairón, lairón, lairón

Que haces mozo viejo

Qué haces ahí mozo viejo que no te casas

Que te estás arrugando como las pasas

Que resaladina

Que dame la mano

Que salga la dama, dama

Vestida de marinero

Y el que no tenga dinero

Tendrá carita de cielo.

Regalo del alma mía

Regalo de mi querer

Los pollos en la cazuela

Son pocos y saben bien

JUEGOS DE PELOTA

Es frecuente que veamos usar la pelota en muchos juegos deportivos de carácter competitivo, en estos juegos suelen participar varios niños o niñas que se reúnen en equipos y compiten unos contra otros. Tal vez el primer juego de este tipo al que jugaban las niñas cuando eran un poco mayores hace unos años era “campos medios”. En los primeros juegos de pelota se solía manejar de forma individual y solían conllevar varias destrezas, consistían en botarla o en tirarla contra una pared mientras se cantaba y se hacían posturas. Algunos de los juegos que recuerdan en Sariegos son:

Botar con la mano izquierda

Con la mano izquierda se bota la pelota mientras se canta:

Un carajón, metido en un cajón,

Baila El Bayón en la estación de León.

Popellín.

Se bota la pelota mientras se canta:

Popellín. llín, llín, dame una avellana,

Popellín. llín, llín, no me da la gana,

Popellín. llín, llín, dame un “cacahuet”,

Popellín. llín, llín, repítelo otra vez.

Si se escapa la pelota se pierde turno y sigue el siguiente.

Botar mientras se hacen posturas

Se va saltando a la pata coja y se canta:

Este pie, por ser cojo, que le falta un ojo, pin.

Al decir pin se cambia de pie y sigue la canción:

Este pie, por ser cojo, que le falta un ojo,

sí le falta uno, que le pongan otro,

Pin, palo, por ser acusado de todos los lados.

Todos los caracoles

En el gua se pasa una pierna sobre la pelota, sin perder el bote, y se pueden cantar varias estrofas pidiendo retos diferentes.

Todos los caracoles, gua

Miran por su interés, gua

Llevan la casa a cuesta, gua

Por no pagar alquiler, guan sin mover.

 (gua sin reir… etc)

Juegos de Palmas

Estos juegos solían hacerse con dos niñas que se tocaban las manos al ritmo haciendo otros movimientos en ocasiones o cambiando la postura de sus manos: de frente, arriba y abajo, etc. En ocasiones, se hacían corros con más niñas.

Don Melitón tenía tres gatos,

y les hacía bailar en un plato,

y todas las noches les daba turrón,

que viva los gatos de don Melitón

Algunos de estos ritmos se ejecutaban acompañando canciones que se estaban popularizando como esta referente a las guerras de África:

En el Barranco del Lobo

hay una fuente que mana

sangre de los españoles

que murieron por España.

¡Pobrecitas madres,

cuánto llorarán,

al ver que sus hijos

a la guerra van!

Ni me lavo ni me peino

ni me pongo la mantilla,

hasta que venga mi novio

de la guerra de Melilla.

Muchas de estas canciones para llevar el ritmo no tenían sentido ninguno.

Maisefo yuti

Tu eres ancla

Por eso yuti

Tu eres bu, abú abú

La sinagoga

Doménico la chicha

Doménico la chicha

Abú abú

Panadería de Sariegos

La Panadería Tradicional de Sariegos cierra tras tres generaciones de dedicación en la localidad

El 29 de julio de 2023 cerró las puertas la panadería de Sariegos tras tres generaciones de panaderos, haciendo el pan que llegó a todas las casas de la localidad.

Aquilino y Ana en su panadería, en 2014.

El pueblo de Sariegos recordará por muchas generaciones más el pan de sus panadería de levadura de hurmiento y cocción de leña. La última generación, Ana y Aquilino, nos han peparado el pan que ha alimentado a todo el pueblo de Sariegos en los últimos años y hemos podido también distribuir de sus dulces en las ferias que en la localidad se han organizado.

Ana y Aquilino con su familia y una muestra de sus productos más dulces en la Feria Alimentaria Tradicional de Sariegos.
Ana y Auilino en el día del cierre de la panadería tradicional de Sariegos

Dejamos aquí el texto que en 2014 redactó Rocío Vargas Aller para la revista de la asociación Tierra Negra:

La historia de esta familia de panaderos surge en torno a 1927, cuando Jacinto y María se casan y construyen la panadería y la casa en la que vivían.

Hay que puntualizar que la panadería que ellos construyeron no es la que conocemos hoy. El lugar donde estaba antes el horno es donde actualmente guardan la leña.

En aquellos tiempos sus vidas giraban en torno a la elaboración del pan y al cuidado de sus cuatro hijos.

El horno antiguo se encendía con urces colocadas directamente sobre el lugar donde se colocaba luego el pan. Tanto Jacinto  como María madrugaban para hacer la masa, un trabajo duro, ya que se amasaba de forma manual, lo que requería mucho tiempo y esfuerzo. Luego había que dejar que la masa creciese para poder meterlo al horno. Tras horas de duro trabajo, el pan estaba listo; entonces María cogía su carro de caballos y se iba a repartir por Sariegos, Azadinos y Pobladura.

Con el paso de los años los hijos de Jacinto y María crecen, se casan y tienen hijos; todos menos Pepe, quien se encargara de la panadería a partir de 1959 aproximadamente.

Con Pepe se producen cambios significativos, ya que se construye un horno nuevo, que es el que hoy conocemos.

La puerta del horno moderno y Ana con la pala tradicional recogiendo las hogazas de su interior.
El nuevo horno que prepara Pepe, de la segunda generación de panaderos y Ana, de la tercera generación, hizo uso de él hasta el cierre de la panadería.

El horno tiene forma de cúpula, con 3 metros de diámetro y unos 80 centímetros de altura. Es un horno de leña, pero la leña ya no se coloca en el lugar donde va el pan, sino que la leña se coloca en un lado. Y gracias a un complejo sistema de tiros con puertas y palancas se regula el fuego para que el horno tenga la temperatura óptima para que el pan salga bien.

Las piezas del horno se traen de Barcelona y en la construcción participan Laurentino y Tori.

Se busca barro en las barreras y otros lugares del pueblo buscando el que sea más adecuado para que el horno mantenga el calor y dure más. Aquilio era un niño pero aún recuerda como pasaron esos días en los que se construyó el horno.

Pepe contó con la ayuda de sus padres, y más tarde con la ayuda de Aquilio, pero no fue el único, ya que Marigel, Berti, Mari Nieves o Gonzalo también trabajaron en ella.

Ha sido siempre una panadería familiar en la que todos ayudaban cuando hacía falta.

Además del horno, también se hace el armario para fermentar que lo hizo Manolo “el de Vina” como decimos aquí. Un gran adelanto fue la compra de la amasadora, ya que reducía considerablemente tiempo y el esfuerzo a la hora de hacer la masa. ¡Lo que hace la tecnología! debió de pensar Pepe.

Ana colocando las hogazas en el «armario para fermentar».

Aquilio desde siempre estuvo en la panadería, como sus hermanos, tíos y primos, pero será él quien termine por quedare con el negocio de sus abuelos. Primero estuvo ayudando a Pepe, luego trabajó en la carnicería de su hermano; también estuvo un tiempo cuidando ovejas, pero será en 1981 cuando coge el negocio de forma definitiva.

Nos confiesa que al principio no le gustaba mucho pero poco a poco fue haciéndose a ello y le gustó más. Hoy nos cuenta que está orgulloso de ser panadero porque dice que todo lo que sabe lo aprendió él solo, sin estudios, viendo a su tío trabajando y con la propia experiencia al trabajar a diario con el.

Nos dice que es un trabajo muy sacrificado. Aunque no lo considera un trabajo duro porque cuando él coge la panadería compra la maquinaria suficiente para preparar la masa y el pan sin demasiado esfuerzo. Eso si, como el horno es tradicional, requiere bastante trabajo el cortar y preparar la leña para encenderlo a diario.

Es un trabajo sacrificado porque para ellos no existen fiestas ni fines de semana. La vida de un panadero es constante y sólo descansan el día de Navidad y el de Reyes “y si hay que hacer pan ese día, pues se hace” nos dice Aquilio.

Ana y Aquilio se casan en 1987, y en 1989 Ana se incorpora a trabajar en la panadería. Desde entonces y hasta hoy son ellos dos los que se encargan en exclusiva de hacer y repartir el pan.

Hablamos de cómo cambian los tiempos y de cómo hay que adaptarse a ellos y nos cuentan como hasta hace unos años lo que la gente demandaba eran las hogazas y apenas se vendían barras. Actualmente las cosas han cambiado: la gente quiere barras y las hogazas han quedado relegadas a un segundo plano. Además, ahora la gente prefiere el pan poco hecho (sobre todo la gente que se ha venido a vivir a Sariegos en los últimos años, mientras que a los lugareños nos gusta el pan bien cocido). Por suerte, “para gustos hay colores” y ellos se encargan de hacer el pan a gusto de todos, por eso han incorporado las baguettes, los bollos pequeños y las tortas (¡Riquísimas!). Y es que para que funcione el negocio hay que ir con los tiempos y amoldarse a las nuevas demandas de los vecinos.

Lo que casi se ha perdido es la tradición de hacer el bizcocho para el día de la fiesta del pueblo. Tanto Jacinto como Pepe o Aquilio vieron como las mujeres del pueblo unos días antes de la fiesta echaban el día en el patio de la panadería batiendo huevos en un caldero para que el bizcocho quedara esponjoso. ¡Qué tiempos aquellos! Y ¡Qué bizcochos tan buenos!.

Pero aún hoy queda alguna vecina que se atreve a llevar el caldero y los huevos para batir el bizcocho para que Ana y Aquilio se lo horneen.

Aquilino en el patio de la panadería, donde antiguamente se reunían las mujeres para preparar la masa de los bizcochos el día de la fiesta del pueblo.

Cuando les pregunto cómo hacen el pan me dicen que lo mejor es verlo y por eso me doy el madrugón para ver de primera mano cómo es el proceso desde que la harina sale del saco hasta que el pan está en la furgoneta listo para ser repartido.

Los años de trabajo y convivencia juntos se hacen notar, y veo como están compenetrados a la hora de trabajar. Ahí están los dos mano a mano trabajando haciendo la masa, preparando el horno, encendiendo y horneando el pan.

Aquilino da forma con maestría a las porciones de masa que van a generar cada hogaza de pan.
Ana comprueba en la romana que cada bola de masa de el peso exacto en la hogaza que se pondrá a la venta.

Los días que hacen mucho pan, Aquilio nos cuenta como coloca las hogazas levantadas  y apoyadas sobre las paredes del horno…algo digno de ver; y de hecho, nos cuenta que en ocasiones ha venido un hombre de Benavente para ver como coloca con maestría las hogazas sobre las paredes.

Es un placer sentir el calorcito que desprende el horno y el aroma a pan recién hecho que lo envuelve todo.

Les pregunto a Ana y Aquilio qué es lo más antiguo que se conserva en la panadería y me dicen que es la masera, que está allí desde que se abrió la panadería en los años 20.

Masera donde se ha guardado el pan , siendo la pieza más antigua conservada en la panadería, con la balanza «romana».

Hablando de antaño, me cuentan que antes cuando alguien quería pan, llevaba a la panadería un saco de harina y el panadero hacia hogazas; parte de la harina se la quedaba el panadero como pago, así como una pequeña cantidad de dinero, de esta forma, el panadero de proveía de harina para elaborar el pan que luego vendía a los vecinos del pueblo.

Pero no era Jacinto el único que tenía horno, ya que vecinos como la Tía Magdalena (la madre de Gabriela), la Tía María (la madre de Baudilio y Eliseo), Laureana, Soledad, Isidoro o Cayetana también tenían, aunque de menor tamaño. Seguro que en alguna casa más se conserva algún horno.

Por lo que me cuentan, veo que la elaboración del pan no es tan fácil como parece, ya que hay que tener en cuenta factores como la temperatura, la humedad, etc., ya que la masa reacciona de forma distinta en un día caluroso que en un día de lluvia; y sólo con la pericia y los años de experiencia ellos hacen que podamos disfrutar de un pan bueno y sano.

Después de una mañana llena de trabajo y charla, sólo me resta decir que ha sido una experiencia muy gratificante ver como elaboran el pan y espero haber podido haceros participes también a vosotros de esta experiencia.

Les agradezco haber accedido a hacer esta entrevista porque he aprendido muchas cosas y he disfrutado durante unas horas de su compañía.

Aquilio y Ana: ¡Gracias por hacernos un pan tan rico!.

Rocío Vargas Aller, autora del artículo en la revista nº 4 «La Tierra Negra» de la Asociación que lleva el mismo nombre, en diciembre de 2014.
La panadería con la furgoneta de reparto el día de su cierre.

Pozos de agua en Carbajal de la Legua

Podemos encontrar en Carbajal algunos pozos de agua que se utilizaron para el abastecimiento familiar hasta el año 72, cuando se organizó «la traída» o agua corriente que se llevó a cada casa bajando el agua desde la fuente del Pinto; hasta ese momento, el agua que precisaba cada familia se sacaba de un pozo que solía situarse en el terreno anexo a la vivienda, o bien se llevaba desde alguna fuente pública con cántaras y botijos.

También había en Carbajal algunos pozos en las calles de uso compartido, público o comunal:

En la calle San Antonio, el pozo de casa de Cleto.

En el cruce con la Calle San Martín, junto a la casa de Trinitario.

En la travesía La Solana, en casa de Lucas, que tenía un pozo en la huerta que daba a la calle y los vecinos sacaban el agua por la calle y el propietario por el interior.

En la calle de la Iglesia, el sr. Caitanejas también tenía un pozo de uso compartido con el pueblo, y, en la casa de Maximo Rodríguez había otro de uso similar.

En la calleja La Fuente había otro pozo donde los vecinos cogían agua para beber.

Otro común estaba en Vegacimera, lo llamaban «del tío Curín», que era D. Isidoro Llanos, y tenía muy buen agua.

Cómo se hacían los pozos

Un pozo, como todos sabemos, es un hoyo de grandes dimensiones que se hace en el terreno intentando llegar al nivel freático y así disponer de agua, tanto para el abastecimiento de las personas y los animales, como para regar las huertas familiares que existían anexas a la vivienda, en Carbajal. Los pozos solían hacerlos los propietarios de las viviendas con ayuda de vecinos expertos.

Estos pozos se hacían manualmente, con pico y pala, cavando y sacando la tierra hasta encontrar agua; después, se seguía bajando lo que permitiera el terreno para contar con más cantidad de agua, pero sin peligro al derrumbe, hasta profundidades de 8 metros aproximadamente. Era un trabajo peligroso por la escasez de aire según se va profundizando y por la posible inestabilidad del terreno.

Alcanzado el nivel de agua, se protegen las paredes de la perforación. Esta protección, antiguamente, se hacía en Carbajal con canto rodado con la técnica de cuerda seca. Posteriormente se forraban de ladrillo y en la actualidad se meten aros de hormigón.

Pozo de Carbajal forrado de ladrillo

Extracción del agua

La forma de extracción del agua más antigua era manual, con un cubo o caldero atado a una cuerda, que pasaba por una polea, como podemos ver en el de la fotografía del pozo que hoy se encuentra en la calle en Carbajal. También se utilizaban bombas de hierro fundido manuales. Los métodos de extracción del agua actuales son a base de bombas con motores de gasolina o eléctricos.

Pozo de Carbajal con polea para la extracción de agua con cubo.

Cuando se rompía la cuerda, se destrababa o caía por alguna causa el cubo y quedaba en el fondo del pozo, se utilizaban las rastras para sacarlo.

Existen algunas casas que aún conservan el antiguo pozo como en esta fotografía, donde el pozo está tapado a ras de suelo, pero conserva la trampilla para un posible uso en cualquier momento.

Anécdotas sobre los pozos.

Hablando sobre los pozos nos llegan en algunas ocasiones recuerdos nefastos y comentarios tortuosos, pero lo cierto es que son muchas las ocasiones en que recordamos anécdotas divertidas o con final feliz, pues no dejaban de ser punto de encuentro, especialmente en el verano, cuando el calor nos permitía socializar un poco más y pasar un rato de charla con el botijo lleno de agua.

Asi nos cuentan la vecinas de Carbajal, por ejemplo de una vez que una convecina que se encontraba embarazada y estando sentada en el brocal de un pozo en el Barrio Arriba, cayó en él, pero pudo salir ella sola sin ayuda y posteriormente dar a luz un bebé.

Otra vecina nos cuenta cómo una gallina cayó en le pozo de sus padres y su marido decidió ir al rescate, pero tuvo que salir muy rápido, pues se quedaba sin oxígeno, pero logró sacar la gallina.

Otra vecina de Carbajal nos cuenta que en su casa el pozo se encontraba debajo de la cocina, justo debajo del fregadero, y sacaban el agua con una bomba manual, en verano podían refrescar la calle: «servía de frigorífico porque daba mucha frescura.»

INFORMARON

Grupo de Envejecimiento Activo de Carbajal de la Legua

Con flores a María

El mes de mayo, durante muchos años, se celebró como el mes de la Virgen María colocando altares con flores tanto en colegios como en parroquias. La esencia del Mes de María, como así se conocía, era el adorno de la Virgen en los centros escolares, con ramajes y flores que los menores llevaban,  junto con  la interpretación de cánticos, poemas y oraciones o el rezo del rosario.

Las flores de lila, muy frecuente en todos los jardines de la provincia de León, eran las primeras que florecían en el mes de mayo y las que se llevaban para adornar los altares de la Virgen María en los colegios y en las iglesias.

La celebración histórica del mes de mayo

El comienzo de la primavera tiene una gran fuerza simbólica. La primavera y el mes de mayo presentan una naturaleza florida, el reverdecimiento de todo lo que había quedado muerto bajo el frío del invierno, las personas lo acogemos con alegría y deseos de dejar el frío atrás. Si esta sensación la percibimos hoy en día ¿cómo no sería en la antigúedad con ausencia de calefacción y dependencia absoluta de las cosechas?

El mes de  mayo era bienvenido y así se celebraba con actividades como el pinado de los mayos, de los que ya hablamos.

Tanto es así que la palabra «mayo»,» viene del latín maius, en honor de Maya, la diosa de la floración y sabemos que los romanos celebraban una ceremonia en honor a esta diosa, en la que sólo participaban las mujeres, relacionada con la fertilidad y la maternidad. También se realizaban ceremonias en honor a Flora, la diosa de la vegetación. En aquella época celebraban los ludi florals o los juegos florales a finales de abril y pedían su intercesión.

En Grecia el mes mayo era dedicado a Artemisa, la diosa de la fecundidad.

En la época medieval abundaron costumbres similares, todo centrado en la llegada del buen tiempo y el alejamiento del invierno. El 1 de mayo era considerado como el apogeo de la primavera. Durante este período, antes del siglo XII, entró en vigor la tradición de Tricesimum o «La devoción de treinta días a María». Estas celebraciones se llevaban a cabo del 15 de agosto al 14 de septiembre y todavía puede observarse en algunas áreas.

La idea de un mes dedicado específicamente a María se remonta al tiempo barroco o siglo XVII. Fue en esta época que el mes de mayo y de María se combinaron, haciendo que esta celebración cuente con devociones especiales organizadas cada día durante todo el mes. Esta costumbre se extendió sobre todo durante el siglo XIX y se practica hasta hoy.

Las primeras referencias en la historia del “Mes de María” son del siglo XIII, en el que el Rey Alfonso X el Sabio, Rey de Castilla, invita a rogar a María en una de sus Cantigas, Bienvenido Mayo”. 

Ben vennas, maio, | e con alegria;
poren roguemos | a santa Maria
que a seufillo | roguetodavia
que el nos guarde | d’err’ e de folia.
Ben vennas, maio.
Ben vennas, mayo, e con alegria.

Estrofa de «Bienvenido mayo» de Alfonso X el Sabio, siglo XIII

A principios del siglo XVIII, los jesuítas componen las primeras codificaciones de rezos y cánticos para la conmemoración del mes. En el sXIX se organiza en León la Asociación Flores de María.

Aquella tradición mariana encontró acomodo en la escuela de la Restauración, no desapareció con la República y se reforzó en la escuela franquista. 

El 5 de Marzo de 1938 se emite una ciruclar que señalaba el camino a inspectores y maestros: «la defensa de una educación religiosa, patriótica y cívica, la obligatoriedad de que el crucifijo presidiera las aulas, la exigencia de dedicar varias sesiones a la Historia Sagrada, la lectura del santo evangelio la mañana de los sábados y la asistencia obligatoria de escolares y maestros a la misa parroquial».

Aquel mandato reforzó la celebración del Mes de María que se extendió por todo el territorio español. 

El mes de mayo en las escuelas de Sariegos

Compartimos un recuerdo de Celia Álvarez, de Pobladura del Bernesga:

…Me acuerdo perfectamente cuando tenía 6 o 9 años de las cosas que hacíamos y aprendíamos en la escuela de Pobladura.

Durante muchos años, no hubo una maestra con plaza fija en el pueblo, cada año más o menos venía una. Pero durante tres o cuatro años vino una maestra llamada Dña. Felisa . Al igual que otras muchas, vivía en la casa que el pueblo había habilitado para los maestros en el mismo edificio dpnde antiguamente se daban las clases (lo que es ahora el patiio del colegio antiguo de Pobladura). Ella preparaba con especial cuidado y cariño el mes de mayo tanto en el colegio como para la iglesia.

Durante dicho mes, se colocaba una mesa paralela a la de Doña Felisa, y en ella una Virgen pequeña a la que cada día se le llevaban, fundamentalmente por las niñas, flores silvestres que habíamos recogido en los prados y que luego ella metía en vasos de cristal.

Todo los años, la maestra preparaba para este mes versos para que los niños y niñas de la escuela los fuéramos a recitar por la tarde a la iglesia. Habíá de todo, versos pequeños y grandes que ocupaban casi una cuartilla. Una vez que te los daba, tenías que aprenderlos y, en mi caso, era un mes ajetreado porque cada segundo tdía tenía que ir a decirlos.

A la salda del colegio, a ls 17:00h, la maestra se quedaba ensayando con los niños y las niñas las poesías.

En un día normal, durante un mes tan florido, todos íbamos a la una de la tarde, cuando se salía por la mañana, hasta la iglesia y allí rezábamos. La maestra se ponía delante del altar y durante un cuarto de hora aproximadamente se rezaba. Luego, por la tarde, antes del rosario, era el momento en el que nosotros empezábamos a recitar la poesía. No sólo había que decirla, sino que teníamos que escenificar sosbre lo que estábamos recitando. Así qeu, si se hablaba algo relativo a la Virsen, se miraba para ella.

Yo dije muchas poesías pero el mayor recuerdo que tendo es la ilusión que teníamos los niños y las nieñas porque llegara el mes de mayo.

Celia Álvarez-pobladura del bernesga-para la panzuela

Imagen de la Inmaculada en la iglesia parroquial de Pobladura del Bernesga

Dorinda Sierra, de Pobladura del Bernesga , recordaba los poemas que ella había ofrecido en sus tiempos escolares y que fue publicada en la revista de la Asociación la Panzuela:

Imagen de la Inmaculada en la iglesia parroquial de Azadinos

Cancion a la Virgen en el mes de mayo

Madrecita de mi vida:

me decían los mayores

que, como soy tan pequeñita

no podía traer flores.

Pero yo, muy decidida,

en un jardincito entré

y de los tiestos que había

todas las flores corté.

Y corriendo he venido

con el ramo que formé,

para ofreertelo, Madre,

aquí lo dejo a tus pies.

Esta canción se recogió en el «Aula de la Mujer» del año 1999 organizada por el CEAS de La Magdalena en colaboración con la Asociación San Julián Mártir, siendo su monitora Carmen García Aradas.

 ALGUNAS CANCIONES:

Venid y vamos todos

Venid y vamos todos
Venid y vamos todos
Con flores a porfía
Con flores a María,
Que Madre nuestra es.

De nuevo aquí nos tienes
Purísima Doncella,
Más que la luna bella,
Postrados a tus pies.
Venimos a ofrecerte,
Flores del bajo suelo,
¡Con cuánto amor y anhelo,
Señora, tú lo ves!
Por ellas te rogamos,
Si no lo desmerecen,
Las que en la gloria crecen
En cambio tu nos des.
No nos dejes un punto,
Que el alma, pobrecilla,
Cual frágil navecilla,
Sin ti, dará al través,
Tu poderosa mano
Defiéndanos, Señora,
Y siempre, desde ahora,
A nuestro lado estés.

En este enlace puedes escuchar el archivo cantado por Joaquín Díaz: Con flores a María

El 13 de mayo

El 13 de mayo, la Virgen María
Bajó de los cielos a Cova da Iria
El 13 de Mayo, la Virgen María
Bajo de los cielos a Cova da Iria

Ave, Ave, Ave María
Ave, Ave, Ave María
Ave, Ave, Ave María
Ave, Ave, Ave María

A tres pastorcitos la madre de Dios
Descubre el misterio de su corazón
Vestida de blanco más bella que el sol
Con dulces palabras la virgen habló

Ave, Ave, Ave María

El Santo Rosario constante rezar
Y la paz del mundo el Señor dará
Con dulces palabras, nos mandas rezar
La Virgen María nos quiere salvar

Ave, Ave, Ave María…

Haced penitencia, haced oración
Por los pecadores implora perdón
La Virgen María cercada de luz
Con todo cariño nos lleva a Jesús

Ave, Ave, Ave María,…

En este enlace podrás escuchar el canto del 13 de mayo:

El 13 de mayo

Himno a la Virgen del Camino

En 1930 el R. P. Gilberto Blanco, Agustino compuso una ltra para la Virgen del Camino y Manuel Uriarte le puso música, con motivo de la coronación canónica.

Este himno fue cantado también en nuestras escuelas en el mes de mayo. Dice así:

CORO

¡Oh Virgen del Camino, Reina y Madre
del pueblo leonés!
muéstranos a Jesús vivo y glorioso,
que herencia nuestra es,
que herencia nuestra es.

ESTROFAS

Reina, León te llama de tus tierras
y su dulzura, si tu amor implora,
su vida cuando dice que te quiere
y su esperanza cuando gime y llora
su vida cuando dice que te quiere
y su esperanza cuando gime y llora.

Madre, León te llama de sus hijos,
y viene a Ti, sus hijos a ofrecerte,
y vuelve a Ti, contigo a consolarse,
cuando a tus brazos los llevó la muerte.

Grande es tu amor, oh Virgen del Camino
y el alma leonesa en él se baña,
y dió por ese amor en santas luchas,
triunfos y glorias a la Madre España.

Reina inmortal, oh gloria la Gloria,
oh Madre, siempre Madre de clemencia,
bendicenos, bendice a nuestros Reyes,
bendice a nuestra Patria, que es tu herencia.

Y de tu amor las cálidas ternuras,
que su alto origen divinal pregonan,
más dulce sean hoy para tus hijos,
los hijos de León que hoy te coronan.

En este enlace podrás escuchar el Himno:

Himno a la Virgen del Camino.

DOCUMENTACIÓN

BUSTOS, Alberto (profesor titular de Didáctica de la Lengua en la Universidad de Extremadura.) : Blog de Lengua. «Etimología de mayo«

DÍAZ, Joaquín (2003): Venid y Vamos todos. Grabación, CD «La Santa Misión». Intérpretes: Voz y guitarra: Joaquín Díaz
Productor: Luis Delgado
Técnico de sonido: Luis Delgado, Hugo Westerdahl. En Fundación «Joaquín Díaz«

EL MES DE MAYO EN VALVERDE (Blog): VALVERDE DEL CAMINO: HISTORIA Y PATRIMONIO

JUNTA VECINAL DE PORTILLA DE LA REINA (Blog): CANCIONES A LA VIRGEN EN EL MES DE MAYO

INFORMARON:

Aula de Memoria de Carbajal de la Legua

Asociación de mujeres Santa Eulalia de Azadinos

Asociación sociocultural La Panzuela de Pobladura del Bernesga